Archivo de la etiqueta: reflexiones

Predicciones 2015

Estándar

Pilares

-Gran época para plantar Conejillos de Nígeres y publicar Hechos Aleatorios. Las Hojas de los unos y los otros podrán alimentar la población completa de Hespérides en febrero. En marzo, todos muertos.

-Mientras que los Estúpidos se dedicarán a arrasar con las Faces (facĭes facĭae), los Prepónidos los señalarán con el dedo y más bien se reirán. Los Potuses intentarán mantenerse al margen, mas su veneración por la Sopapa (no saben que hay más de dos) les provocará gran revuelo intestinal y terminarán diciendo que “Sangría nunca más”.

-Los Tanteódromos harán llenazo: serán populares el Trío Los Amores y la Agrupación Pasión. Batallarán a muerte por una Flor aparentemente inocua.

-No invierta en Meditación, las acciones caerán en picado gracias a la Inmediatez de lo Virtual. Para reclamaciones por inversiones anteriores no se dirija a ningún lado, estése quieto y no abra la boca por, por lo menos, veinte minutos.

Sobre los procesos creativos II

Estándar

“¡No, la gente no ha llorado lo suficiente con La tumba de las luciérnagas! ¡Dadme más sufrimiento, es lo único que alimenta mi alma!” Isao Takahata, sobre The Tale of the Princess Kaguya.

“¿Sabes aquellas películas que solíamos hacer hace tiempo, que forman ya parte de la memoria colectiva y que quedarán para siempre en nuestros recuerdos? Bueno, pues eso no.” Terry Gilliam, sobre The Zero Theorem.

“Chris [Nolan] no paraba de bromear al respecto: ‘O paras aquí o te sustituyo por John Williams’ me decía. ¡Tenía miedo de que la música fuera mejor que la película! (risas). Ahh, el viejo Chris, el viejo y temeroso Chris.” Hans Zimmer, sobre Interstellar.

“Peter [Jackson] quería algo muy concreto: las estampas que hace el negro en Amanece, que no es poco. No fue tarea fácil encontrar alguien que diera con el perfil, hasta que un amigo nos presentó a Richard [Armitage]. ¡Qué maravilla! Tú le decías Thorin aquí, haciendo estampa con esto verde que es la montaña o Thorin allá, posando con esto verde que es el águila; y el tío iba y lo bordaba.” Andrew Lesnie, sobre El Hobbit.

“¡Claro que sí! ¡’Actor’ y ‘actor de doblaje’ es exactamente lo mismo!” Peter Griffin, sobre A Million Ways to Die in the West.

Sobre los procesos creativos

Estándar

“Lo más duro fue la posproducción. Como los productores no permitieron que la película durara 12 horas como el director quería inicialmente, tuvimos que apañarnos con lo que había. Finalmente, y gracias a una manipulación espacio-temporal, conseguimos un resultado más que satisfactorio: la película dura 12 años justitos.” James Roque, sobre Twelve Years a Slave.

 

“[…] tú piensa que desde la [película] del fauno [a del Toro] le tratan de maricón. ¿Qué habrías hecho tú para levantar la imagen? ¿Eh?”. Travis Beacham, sobre Pacific Rim.

 

“Yo lo que tuve fue suerte, y hace tiempo ya.” M. Night Shyamalan, sobre After Earth.

 

“La idea era que quedara como un videoclip, pero largo. ¡Con decirte que no sé ni de qué va la peli! (risas)” Hoyte Van Hoytema, sobre Her.

 

“¿Tan mal está decir que Loki me pone?” Talita Traveler, sobre Thor.

Hechos inquietantes

Estándar

– Una canción de Bisbal dice en el estribillo hemos llegado a un punto de inflexión.

– Benedict Cumberbatch se parece a la mamá de Kevin de Mi pobre angelito/ Solo en casa.

– El pepino sabe parecido a la sandía.

– Aún no se publican los últimos dos libros de la saga Una canción de hielo y fuego.

– Chuck Norris se llama Carlos.

– Hay gente que le da al me gusta a sus propias publicaciones.

– Se podría hacer un enganchadito entre este tema de Peter Gabriel:

[audio http://k007.kiwi6.com/hotlink/b2vru9jgj5/05_-_I_Grieve.mp3]

y este de Zucchero:

[audio http://k007.kiwi6.com/hotlink/qfszllkvd8/bailamorena.mp3]

– Un monumento en Madrid afirma que Perón fue paladín de la amistad argentino española.

– Hay gente a la que le gusta los gatetes en internet, mas no en la vida real.

– Cuando corres con pantalones grises parece que te has hecho pis.

Predicciones 2014

Estándar

NGC 4038:4039

-Este año será el de los Garnilofantes: rompiendo el récord actual, dicha población producirá un máxime histórico de 298,45/333 Estornudaciones por Quark. Para festejar, comen Chivito.

-El amor estará presente en la Columna Histriónica de Peregrinaciones: por cada dos crías que nazcan, se habrán reproducido quince. Eso aumenta la población en un 32%, la disminuye en en un 45% y hace explotar la industria del Chupete.

-Las Tragedias estarán a la orden del día: el planeta Omicron Persei 8 se hará aficionado a las susodichas después de que un extranjero las haga populares en una placita del centro. Morirán todos de Empacho.

-Los Prepónidos dominarán gran número de Galaxias (tres): esto mejorará notablemente la calidad de vida de los habitantes de NGC 4038/4039, mas no la de los Estúpidos. Los Estúpidos quedarán a merced de los Símismos.

Auschwitz

Estándar

“Pues estuvimos en Lodz, Varsovia, Cracovia y también hicimos una excursión a Auschwitz” le cuento a todos los que me preguntan sobre los días que pasamos en Polonia. “Ay…”, dicen poniendo la misma cara que solía poner yo al escuchar sobre el campo de concentración, “duro, ¿no?”. “Pues no” les contesto yo.

 

1. Gente. Gente, gente, gente. Guías, grupos de turistas de todas las nacionalidades. Gente sacando fotos, gente haciéndose fotos. Gente sonriendo para las fotos. Gente con niños. “Mirá Ricardito, ahí mataron a seis millones de personas. Si te portás mal, te dejo acá, eh?”.

2. Bla. Bla, bla, bla. Las palabras “asesinato”, “cámara de gas”, “muerte” se repiten tantas veces que pierden su significado. Son algo abstracto, intangible, aunque estén ahí adelante. Las normalizamos. Dejamos de pensarlas. Y de sentirlas.

3. Caminamos. Caminamos sin pausa. Caminamos sin pausa y sin dejar de escuchar al sujeto que nos cuenta cosas. Cosas que ya sabemos, cosas que no. Curiosidades, cosas banales. Cosas que nos olvidaremos al dar el siguiente paso.

4. Velocidad. Lo que nos importa no importa. El timing está pensado para sacar una foto, no para detenerte en lo que te interesa. Sí, podés mirar todo. Pero de observar ni hablemos.

5. Belleza. El lugar es bonito. Es verano y el césped está verde y recién cortado. Los arbolitos generan una atmósfera agradable. Auschwitz es verde, no gris.

6. Calor. Es mediodía. El agua que llevamos en la mochila está caliente. El sudor nos resbala por las piernas. No queremos saber más nada del Holocausto. Queremos una pileta.

 

Yo esperaba un lugar tranquilo, con gente tranquila. Gente con ganas de ver, de reflexionar. Fue ingenuo de mi parte esperar tal cosa, pero también fue una verdadera sorpresa un resultado tan opuesto a mis expectativas. Me fui de ahí como llegué. Puteando por el calor. Pensando en el tipo que tenía un tatuaje de Gangnam Style en el brazo. Y preguntándome por qué carajo los turistas van a los lugares porque sí.

Cosas de las que me avergüenzo

Estándar

Le estoy agarrando el gusto a esto de las listas, porque además de pasármelo pipa cuando las hago, son un respiro. Con esto no quiero decir que escribir a veces sea un parto, lo estoy afirmando. Yo escribo no sé muy bien por qué, nadie me obliga. O tal vez sí, tal vez tenga un Garnilofante adentro que me apunta con un arma, porque si no no se explica tanta obsecuencia. En fin, que para esos momentos en que las historias se traban y los personajes andan más perdidos que chupete en el traste, nada mejor que una lista que ventile las neuronas.
Esta es más personal que las anteriores, pero como sé que ustedes son unos cotillas les va a gustar: las cosas de las que me avergüenzo. Como siempre, en estricto orden aleatorio.

1) Me avergüenzo de haber sido fanática de Rodrigo. De las que lloraban en sus conciertos y de las que cayeron en una profunda depresión cuando el muchacho estiró la pata.


2) Me avergüenzo de que me encanten los cupcakes y las tartas bonitas -espero que El Comidista no llegue nunca a leer esto-. Semejante mariconada es completamente anti-Talita.

Subo una un poco geek para que no me terminen de perder el respeto.

Subo una un poco geek para que no me terminen de perder el respeto.

3) Me avergüenzo de mis amplios desconocimientos en materia de geografía. La cosa es tal que Axel me felicita cada vez que acierto a alguna de sus trivias. La última vez se sorprendió de que supiera dónde estaba la Isla de Pascua y a qué país pertenecía. Es normal teniendo en cuenta que hasta hace poco yo confundía Austria (sí, ese lugar que está LITERALMENTE pegado al país donde actualmente resido) con Australia.

4) Me avergüenzo, no de haber sido fanática de Pokémon -porque fue una de las cosas que estableció las bases de mi frikismo- si no de haber llegado el extremo de torturar a mis amigos dibujándoselos en tarjetas de navidad.

Este no lo dibujé yo, sino un compañero de clase para pedirme disculpas por algo. Sabía lo que hacía.

Este no lo dibujé yo, sino un compañero de clase para pedirme disculpas por algo. Sabía lo que hacía.

5) Me avergüenzo de leer menos de lo que debería. Se supone que los escritores deberían leer, ¿no? Pues eso.

6) Me avergüenzo de que en algún momento de mi vida este tipo me haya parecido romántico:

7) Me avergüenzo de lo increíblemente sorete que fui con algunas que personas que no se lo merecían. Con las que se lo merecían, no.

8) Me avergüenzo del corte que pelo que tenía a los 12 años:

No es un nene, es Talita de pequeña.

No es un nene, es Talita de pequeña.

9) Me avergüenzo de que todavía me guste esta canción:

10) Me avergüenzo de dejarme obnubilar fácilmente por gente que luego me decepcionará porque no es lo maravillosamente genial que en un principio me había parecido.

11) Me avergüenzo de no haber trabajado nunca en algo que realmente me gustara (yendo acompañado en este caso el verbo trabajar con el verbo cobrar).

Mango

12) Me avergüenzo de las veces en que se me escapa la hijauniquez o el paletismo, siendo estos los momentos en que me como todo el paquete de galletitas sin dejarle ni una a Axel o cuando repito como un loro algo que escuché sin pararme a pensar en lo que estoy diciendo.

Así y todo, no me avergüenzo de cosas tales como:

1) Lo machona que era cuando era chica (remitirse a la foto del punto 9). La femineidad no es lo mío.

2) Lo mersa que es la música de los ’80 y el amor incondicional que le profeso.


3) El quilombo que es generalmente mi casa, mi habitación, mi cocina y mí misma.

4) Lo insoportable que soy con los gatitos y lo insoportable que voy a ser con los perritos cuando tenga uno.

Con el gatito que más insoportable soy: Guzmán el Bueno.

Con el gatito que más insoportable soy: Guzmán el Bueno.

 

Y ustedes, sabandijas, ¿de qué se avergüenzan?

Grandes científicos afirman

Estándar

Hay un Berro sentado en la falda de un Orgitorrinco. En el límite que separa al Berro del Orgitorrinco encontramos una importante plantación de Gladiolos, todos de sexo masculino, dentro de los cuales habitan, por lo menos, catorce Garnilofantes (la población puede llegar hasta trescientos. Más no). Cada Garnilofante produce al año entre dos y dos millones de Estornudaciones. Cada Estornudación produce a su vez, en primavera, Tiranosaurios. Los hay rex o kesitas, dependiendo  de los factores climáticos. Dentro de los Tiranosaurios kesitas, más precisamente dentro de sus Hespérides vive una especie de batracio conocido con el nombre de Carlos. Los Carlos son populares por manufacturar y traficar Asperoides, seres que viven a base de alcoholes, ya que si consumen agua, se oxidan. En los torrentes alcohólidos de los Asperoides flotan todo tipo de Botellas de cristal: verdes, blancas e incluso marrones. En las Botellas verdes crecen Paleontólogas urmánidas (paleontologae urmanidae) que se dedican al cultivo de la Sopapa. Cada Sopapa está recubierta de una fina membrana de Asteriscos, que crecen en libertad hasta que el tiempo se acaba y vuelve a empezar. En un determinado Asterisco encontramos el Universo, repleto de, entre otras cosas, Galaxias. Dentro de las Galaxias tenemos Tierras, en las cuales habitan desde Potuses hasta Estúpidos, pasando por Molderatios y Prepónidos. Los Prepónidos tienen una inteligencia ulterior. Los Estúpidos no.

Monstruos reales

Estándar

Hace un tiempo que pienso y repienso en el caso de Marita Verón. Más allá del horror de la situación en general (la trata, los secuestros, la mafia en la política y los juzgados y un largo etcétera) hay algo que no me puedo sacar de la cabeza: la mitad de los acusados son mujeres. ¡Mujeres! Mujeres que podrían ser o haber sido víctimas de la trata -de hecho creo que una de ellas lo fue-, mujeres que tienen como yo un útero, un par de ovarios y de trompas de Falopio; esos órganos que nos diferencian del hombre y que nos convierten sumado a otras cosas en el sexo débil, las víctimas de este tipo de negocios.

El caso es que pienso en estos seres que contra toda naturaleza se dedican a raptar, vejar, esclavizar y demás verbos del estilo que puedan imaginarse para vivir como reyes; y lo que yo me pregunto es: ¿no existe en esta gente un atisbo de sentimiento, un algo que les cuestione en su fuero interno lo que están haciendo? Ahora mismo estoy leyendo “Crimen y castigo” y la lucha interior por la que atraviesa el pobre Raskolnikov te hacen sentir hasta lástima por él. Eso, pobre Raskolnikov, uno siente empatía. Pero estos de quienes hablo parecen carecer de eso que las personas normales (o las personas como yo, que uno ya empieza a cuestionarse que es lo normal en esta sociedad) tienen: conciencia. Parece como si se hubieran despojado de ella en los años más tempranos de su vida, cosa que tal vez sea cierta pues la manera en la que me han educado a mí tiene que ser rotundamente diferente a la de estos tipos. Supongamos que de chicos los molieron a palos, o que desde siempre lo normal para ellos fuera estar rodeados de gente sometida a sus deseos, o que la única meta que les pusieron entre ceja y ceja es ir detrás del poder a cualquier costo. Pueden existir mil razones, pero yo sigo preguntándome lo mismo: ¿tan pisoteada está esa noción del otro para que actúen de la manera en que lo hacen? Y digo del otro, de aquél que es ajeno a mí, porque como todo el mundo sabe, Hitler quería mucho a su perro. El otro, LA otra; esa mujer que tiene en las entrañas lo mismo que yo y lo mismo que las acusadas.

 Algo tiene que haberse perdido en el camino. Y lo más terrible es que eso de lo que carecen, es lo que a mi criterio nos hace personas. Bajo ese razonamiento pues, debería dejar de indagar, ya que la respuesta está clara. Esos seres no son personas. Esas no son mujeres.